Skip navigation

La carrera por el récord de altura entre los rascacielos asiáticos y americanos -del recientemente inaugurado Taipei 101 al proyecto neoyorquino de la Torre de la Libertad para la Zona Cero- muestra la persistencia testaruda de un colosalismo impudoroso, proveniente más de la voluntad de afirmación impositiva que de la lógica económica o las sinergias organizativas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: